La pérdida de privacidad

la falta de privacidad

La privacidad es fundamental para nuestra libertad individual y para mantener nuestros derechos como individuos con,  supuestamente, poder de decisión y libre albedrío. El avance tecnológico, junto con la masa industrial, los gobiernos preocupados por la seguridad de sus ciudadanos y, por supuesto, los intereses de los organismos e instituciones que mantienen el statu quo proyectan una línea cada vez más marcada  con tendencia hacía un mundo en el cual hasta nuestro inconsciente será monitorizado y procesado por razones de seguridad nacional.

El Gran Hermano quizás se retrase y aparezca un siglo más tarde allá por  2084, sin embargo, si no reaccionamos protestando contra la monitorización y el control masivo, iremos perdiendo derechos uno detrás de otro en favor de la seguridad para acabar siendo cobayas con un chip identificativo dentro de nuestro organismo.