El ciclo perverso del consumismo

Residuos toxicos

El fantástico documental La historia de las cosas (su verdadero título) ilustra paso a paso los efectos nocivos de la economía de consumo desenfrenado en la sociedad, en el medio ambiente y en las economías de distintos países, tanto de las potencias mundiales como del tercer mundo, derivados de las distintas fases del ciclo de vida por las que un producto de consumo debe de atravesar desde su diseño hasta su desaparición.

Este proceso se basa en cinco etapas:

Fase de extracción

Proceso por el cual se extrae la materia prima de los distintos componentes del producto final cuyos emplazamientos se hayan en zonas estratégicamente empobrecidas y sumisas para el control de costes.

Fase de producción

Etapa en la cual los materiales extraídos se procesan y manipulan  mediante maquinaria pesada, usando complejos  procesos químicos de transformación que generan emisiones contaminantes, desechos radioactivos y desastres ecológicos cuyas verdaderas consecuencias están aún por investigar.

Fase de distribución

Fase clave  en todo el proceso de evolución del producto, en el cual se genera un estrés crónico al individuo mediante un bombardeo constante de estímulos sensoriales  para incentivar el consumo desenfrenado y el crecimiento exponencial y descontrolado.

Fase de consumo

Las prácticas de la obsolescencia programada y obsolescencia percibida son esenciales  en este modelo de reciclaje y renovación constante de bienes y productos.

Fase de deposición

Y por último, la etapa en la que todos esos artículos manufacturados que son declarados obsoletos, inservibles y desfasados, deben de ser reciclados o depositados (desgraciadamente la inmensa mayoría de ellos) ocasionando un problema a escala global sobre la gestión de residuos.