La prensa: Armas de alienación masiva

La prensa falsa

La propaganda es a una democracia lo que la coerción a un estado totalitario.

Noam Chomsky

Se le asigna a la prensa, tanto pública como privada, de manera oficiosa, la distinción de ser el cuarto poder, a la altura (o casi) de los otro tres. Pero siendo francos, ese honor no se ajusta a la realidad. Aparentando ser una aseveración crítica hacia el sistema, ésta cumple dos propósitos, por un lado, se enquista como si de un mantra se tratará en la psique progresista aliviándola de su avidez crítica; y por otro, actúa como hombre de paja respecto al verdadero regente del trono, velando sutilmente su identidad.

¿Qué rol ejerce la prensa en la actualidad?

La medios y el consumo

Un poder, como tal, ejerce su jurisdicción y dominio de forma imperativa y autoritaria.  Éste simplemente es, por acción divina o popular; no está sujeto  a debate alguno, dicta y ejecuta  su potestad libremente sin oposición, su palabra es Ley. Cierto es que, en regímenes totalitarios, el uso despótico de la información es vital para la subsistencia del statu quo, así como indispensable para tener controlado y sometida a la población. Sin embargo, en estos estados dictatoriales no existe una separación de poderes real, todo está centralizado y sometido al antojo del déspota de turno, a sus delirios transitorios.

Para el tirano, la prensa no es más que otro juguete con el que tergiversar a su favor y divertirse. En cambio, en un sistema democrático los medios de comunicación no están adscritos al régimen en cuestión , sino que están sujetos al libre mercado, por lo menos en apariencia, y por lo tanto, exceptuando la prensa pública, se genera un producto esperando una rentabilidad, el cual se rige por, exactamente, las misma leyes de mercado que cualquier otro servicio, por muy contrarios que parezcan. No existe diferencia alguna entre la información y un café, los dos han sido concebidos para satisfacer un perfil de consumo.

¿Medios de comunicación o propaganda?

El logo de la propaganda

Lo medios masivos de comunicación no son un poder per se, sino que son una herramienta de éste; una  que llega a cualquier rincón del mundo que esté habilitado con un receptor de señales o un cable Ethernet. Se trata de un arma  de enajenación mental, de sometimiento global. Son creadores de opinión, de dogmas y de creencias al servicio del capital, expertos en compartimentar los hechos en pequeñas píldoras de información interesada, a veces por meros fines rentables, y en otras ocasiones,  para dar forma a la opinión pública de acuerdo a las agendas del poder corporativo predominante. De hecho, independientemente de la causa de la manipulación, ateniéndonos a esta definición:

“Difusión o divulgación de información, ideas u opiniones de carácter político, religioso, comercial, etc, con la intención de que alguien actúe de una determinada manera, piense según unas ideas o adquiera un determinado producto.”

Denominarlos mecanismos de propaganda se ajusta más a  la realidad.  Vemos cada día como éstos, independientemente de su posición en el tablero ideológico, obvian noticias desfavorables sobre sus publicistas, loan a sus acreedores, protegen y esconden tanto a sus inversores como accionistas, incluso deponen a críticos del régimen. Porque no nos llevemos a engaño, no se trata simplemente de meras empresas privadas cuyo objetivo más aparente es generar una mercancía para alimentar un segmento de mercado específico.

Son piezas de un entramado mayor, forman parte de un conglomerado modular de negocios equivalentes que operan en nichos de mercado distintos -izquierda, derecha y centro-, cuya matriz  actúa como un monopolio sectorial más, actuando como grupo de presión en esta sociedad pseudocapitalista. No obstante, existe una realidad más obscura, más velada,  la presencia de una tela de araña opaca aparentemente inconexa de fondos de inversión, de fundaciones lobistas, de inversores privados, de sociedades bancarias accionistas de estos  supra-gerifaltes de la comunicación, cuyos verdaderos propietarios se difuminan, siendo éstos los que deciden qué es lo que te gusta y qué es lo que no, los que te harán amar al opresor y odiar al oprimido.

De periodismo a Mass Media

Las armas de manipulación masiva

Es necesario cambiar la perspectiva respecto a los mass media privados, e intentar formarse una opinión objetiva de la realidad de una forma más heterogénea, aunque ésta demande cierta proactividad, tiempo de reflexión además de un esfuerzo de filtrado constante y amplitud  de miras.

La digitalización ha cambiado por completo el sector; la prensa en papel se desangra poco a poco. La accesibilidad de la red junto con la eficiencia de los  algoritmos reducen los costos de producción haciendo imposible una competencia real, alimentando al nuevo paradigma económico del “todo gratis” que tanto está quebrando a la sociedad actual. El periodismo, por mera subsistencia, ha capitulado a lo titulares gancho, a la publicidad digital invasiva, a la financiación estatal encubierta.

No hay recursos para contrastar los datos las veces que sea necesaria, de enfrentar las distintas interpretaciones sobre un hecho en concreto, de rectificar de las informaciones erróneamente publicadas o simplemente para iniciar investigaciones periodísticas en profundidad; el primero que publica el titular, aún siendo falso, gana. Ya no se  persigue la objetividad ni se respeta la verdad, el periodismo y la opinión interesada se mezclan y diluyen para formar un pegote homogéneo de pseudorealidad, rehuyendo del código deontológico que se han comprometido a cumplir y proteger.

Por esta misma  razón la necesidad de medios de comunicación públicos con independencia tanto ejecutiva como financiera, como fuentes de información fidedigna cuya finalidad sea combatir la tergiversación partidista  constante de la realidad, con recursos suficientes para proporcionar la calidad y la objetividad requerida de un estado de derecho, de unos ciudadanos libres. Cierto es que ya disponemos de medios de comunicación públicos tanto a nivel nacional como local, sin embargo, éstos son demasiado susceptibles de manipulación debido a  su proximidad con los poderes fácticos.

Más independencia, tanto nivel de gestión como económico, amparados y supeditados a la Constitución,  facilitaría un incremento en el grado de autonomía de éstos para beneficio generalizado. No se puede garantizar una impermeabilidad completa respecto a los influjos del poder, puesto que ninguna forma de organización es perfecta, además de la subjetividad de cada individuo, pero sí proporcionar los recursos y el ingenio necesario para apuntalarla. Solo un pueblo informado puede tener conciencia propia de sus derechos y reconocer los errores de sus gobernantes.