El poslenguaje: La manipulación dialéctica

La oratoria como manipulación

Se esperaba construir un lenguaje articulado que surgiera de la laringe sin involucrar en absoluto a los centros del cerebro. – 1984 – George Orwell

Según nos informan los medios de comunicación, nos hallamos inmersos en la era de la posverdad, neologismo oficializado por  el ‘Diccionario Oxford’. Viene a significar que la opinión pública tiende a moldearse en base a las  creencias preconcebidas de cada individuo, es decir, a sus ideales, a la evocación de sus sentimientos y a la exaltación de sus emociones,  en detrimento de los hechos objetivos e inequívocos.

La idea detrás de este nuevo término es la de que algo que pueda parecer verdad, en base a una ideología o incluso mediante  una negación parcial de los acontecimientos, adquiere más importancia que la propia verdad objetiva. ¿Pero quiénes son los Guardianes de la Verdad? ¿Qué autoridad ética y moral es la que da veracidad a  la interpretación de un hecho en concreto? ¿Quién dictamina qué es verdad y qué no lo es?

El color de la bandera como referente

¿Acaso no es así como se ha transcrito y se nos ha narrado la historia oficial, a base de deformaciones y alteraciones de los fundamentos y  motivos de los sucesos que han ido esculpiendo la historia de la humanidad hasta nuestros días?

Apelando a la bondad de los virtuosos contra la vileza de los indignos, simplificando las dos partes de la ecuación de un conflicto a la mera dualidad de los buenos contra los malvados, de la izquierda y la derecha, según la connivencia del bando victorioso. Se relata, por ejemplo, las acusaciones de los Juicios de Núremberg sin hacer referencia  a la Operación Paperclip; se utilizan calificativos del tipo de revolucionarios o rebeldes para designar a los padres fundadores de Estados Unidos o a los instigadores de la Revolución Francesa, cuando en realidad son meros conspiradores y terroristas, como muchos otros, responsables de centenares e incluso millares de muertes.

Sin embargo, son tratados como héroes libertadores del pueblo contra la tiranía, paladines que arriesgaron su vida en pos de la libertad por la simple razón que sus acciones se ajustaban al plan del establishment en aquél momento. Según el color de tu bandera, serás considerado como un héroe contra la opresión, o por el contrario, un fanático terrorista en contra de la libertad y de la justicia.

La profecía orwelliana

El Big Brother te observa sin descanso

Ya que se ha elevado la discusión al plano público de lo que es real y qué no lo es, convendría examinar de igual manera la relación y el impacto en la percepción de la realidad de la civilización moderna de otra técnica de persuasión empleada continuamente por la inmensa mayoría de los oradores que se comunican  con una audiencia masificada. Ya sea en el ámbito público como líderes políticos, gobernadores, representantes y portavoces de diferentes asociaciones; como en el plano privado en presentaciones multitudinarias de nuevos productos o charlas corporativos de empresas. Este método de sugestión podría denominarse poslenguaje, el cual se podría definir de esta manera:

“Técnica de oratoria por la cual se utiliza un eufemismo o sinónimo con una acepción de menor o mayor grado con el objetivo de atenuar o agravar la información concreta y objetiva contendida en el mensaje que se retransmite.” 

Este planteamiento difiere de la conocida Neolengua de la fantástica novela, no tan futurista, 1984 de George Orwell, en la cual el régimen totalitario del Partido único repone la lengua inglesa, denominada despectivamente oldspeak, por una nueva más funcional, más simple y mas eficiente al eliminar las palabras negativas, restringir los significados no deseados y permitir la posibilidad del uso multifuncional de los diversos vocablos para poder ejercer tanto como verbos, sustantivos, adjetivos, etc.

El lema del Gran Hermano del mundo orwelliano está en la actualidad más vivo que nunca, la guerra es paz como un mecanismo de alianza doméstica contra un enemigo externo; la libertad es esclavitud como representación del individuo que acepta el sistema, libre para operar en él, sin embargo  esclavo  subordinado del mismo; la ignorancia es la fuerza en relación a la existencia de masas ignorantes que fortalecen y facilitan el control por parte del statu quo.

La era del Poslenguaje

El logo de la propaganda

El régimen nacional-socialista liderado por Adolf Hitler fue el precursor, a nivel nacional, del control de la opinión pública gracias al estudio y a la implantación de técnicas de propaganda y oratoria gestionadas desde todo un ministerio completo, el liderado por Joseph Goebbels, dedicado en cuerpo y alma a la homogeneización generalizada  de los pensamiento de sus ciudadanos alemanes, para así engendrar una mente colectiva única, uniforme, carente  de fisuras, de divergencias o de dudas;  un enorme cerebro comunal  de ideología partidista.

El nazismo utilizaba métodos tales como el uso reiterativo de palabras clave o frases hechas en los mítines como mecanismo de refuerzo e implantación de  conceptos e ideas en las conciencias de sus asistentes. Alteraban las  acepciones peyorativas de ciertos términos empleados en contra del régimen, como por ejemplo, fanatismo, mediante su uso paulatino en expresiones con connotaciones totalmente contrarias y positivas, tales como “amor fanático por el pueblo” o “valentía fanática. Lamentablemente, el Ministerio de Propaganda Nazi sigue más activo y eficiente que nunca, los medios de comunicación masivos han recogido su testigo.

El poslenguaje es uno de los múltiples  mecanismos que se  emplean en la actualidad tanto para transformar y transmutar la realidad de nuestro alrededor, como para embelesar y cautivar a una  multitud de  individuos con el único propósito de generar una respuesta en concreto. Las técnicas de manipulación del lenguaje son bien entendidas y bastante populares, se imparten seminarios y clases sobre ellas, existen expertos que ofrecen sus conocimientos y servicios a cambio de emolumentos muy lucrativos. Se ha creado un mercado muy suculento alrededor de estos mecanismos de la sugestión.

Los oradores del engaño

El orador manipulador de masas

Ésto se ve diariamente en los discursos y declaraciones de los gobernantes, con afirmaciones de tipo “desaceleración económica” para referirse a la crisis que lleva azotando España desde hace casi 10 años; “indemnización en diferido” al pago por los servicios prestados del tesorero del partido despedido por haber sido descubierto, supuestamente, desviando fondos provenientes de comisiones ilegales a Suiza; “daños colaterales” para referirse a crímenes de guerra contra civiles en países afectados por conflictos armados; “movilidad exterior” como edulcorante para endulzar la amarga migración de jóvenes preparados a otras naciones por falta de oferta laboral; o incluso “devaluación  competitiva de salarios” para justificar la bajada salarial como un efecto  positivo para la economía. Una adulteración totalmente interesada del lenguaje para tergiversar la realidad a su antojo.

El marketing es otro manipulador nato. Utiliza la posverdad y el poslenguaje para jugar con nuestra mente, alterar nuestras sensaciones y emociones con el fin de hacernos sentir cómodos, alegres y dichosos cuando nos presentan sus productos y servicios haciéndonos emocionalmente dependientes de su sistema de consumo alocado.

Desde el principio de los tiempos cuando se empezó a desarrollar la comunicación mediante el lenguaje verbal, se ha tratado de investigar, desarrollar  y utilizar técnicas de sugestión para el control de masas. Resulta curioso que en al actualidad se ponga el grito en el cielo con la tergiversación de la realidad cuando se lleva haciendo desde milenios. Se atribuyen constantemente cualidades ficticias perniciosas  o favorables a hechos objetivos y auténticos según convenga para cincelar las conciencias de los seres humanos.